ARTÍCULO: Algunas reflexiones sobre el fundamentalismo económico norteamericano

0
44

Por: Dr. Virgilio M. Malagón Álvarez, PhD
[email protected]

Para «El Mundo de los Negocios» y demás Multimedios de The Ballester Business & Media Group, Inc.

I-PREÁMBULO:

Desde sus orígenes, la nación norteamericana estuvo enmarcada en ciertos postulados básicos que han incidido en la trayectoria de su fundamentalismo económico. Sus fundadores, aquellos que redactaron su Carta Magna, aunque no definieron explícitamente su sistema económico, sin embargo, sí establecieron algunos principios básicos que dieron forma a la economía estadounidense de hoy día. Estos principios incluyen:

1-La separación de poderes entre el Gobierno Federal y el Estatal, que permite un grado de autonomía económica y diversidad entre los estados de la Union Federada de Norteamérica.

2-La protección de los derechos y libertades individuales, como la libertad de expresión, religión y propiedad, que fomenta el espíritu empresarial y la innovación.

3-La promoción del bienestar general, que autoriza al gobierno federal a regular el comercio, los impuestos y el gasto público para abordar cuestiones nacionales y proporcionar bienes públicos para

4-Los controles y equilibrios entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, que impiden que el desarrollo de los estados federados. Cualquiera de ellos domine o interfiera con las actividades económicas de los demás, siempre y cuando la seguridad nacional NO se vea comprometida ( 09/2011).

Estos principios constitucionales han permitido a Estados Unidos desarrollar una economía mixta, que combina elementos tanto del capitalismo como del socialismo. La economía estadounidense se basa en gran medida en la libre empresa y las fuerzas del mercado, pero también implica cierta intervención y regulación gubernamental para corregir fallas del mercado, proteger el medio ambiente y garantizar la justicia social.

Sin embargo, aunque se enfatice que Estados Unidos tiene una economía mixta, debido a que tanto las empresas privadas como el gobierno desempeñan papeles importantes, de hecho, algunos de los debates más duraderos de la historia económica estadounidense se centran en los papeles relativos de los sectores público y privado («laissez faire, laissez passer» versus la Nación-Estado).

Los estadounidenses generalmente creen que es probable que una economía caracterizada por la propiedad privada funcione de manera más eficiente que una con una propiedad gubernamental participativa. Esto asi, debido a que cuando las fuerzas económicas no tienen restricciones, la oferta y la demanda determinan los precios de los bienes y servicios. Los precios, a su vez, indican a las empresas qué producir.

NOTA 1.: Si la gente quiere más de un bien particular de lo que produce la economía, el precio del bien aumenta. Eso llama la atención de empresas emprendedoras que, al percibir una oportunidad de obtener ganancias, comienzan a producir más de ese bien. Por otro lado, si la gente quiere menos del bien, los precios caen y los productores menos competitivos cierran el negocio o comienzan a producir bienes diferentes. Un sistema así se llama economía de mercado. Una economía socialista, por el contrario, se caracteriza por una mayor propiedad gubernamental y una mayor planificación central. La mayoría de los estadounidenses están convencidos de que las economías socialistas son inherentemente menos eficientes porque es mucho menos probable que el gobierno, que depende de los ingresos fiscales, preste atención a las señales de precios o sienta la disciplina impuesta por las fuerzas del mercado que las empresas privadas.

En resumen, los fundadores de esa gran nación envisionaron un sistema a económico basado en estos siete pilares:

a)-Capitalismo Conceptual: sistema económico en el que los individuos privados poseen los factores de producción.

b)-Laissez-faire: un sistema económico en el que el gobierno minimiza su interferencia con la economía.

c)-Sistema de libre empresa: un sistema económico en el que los individuos poseen las iniciativas de producción y, dentro de lo posible, orientan cómo utilizarlos dentro de los límites legales, en beneficio de las fuerzas vivas ávidas de empleo.

d)-Beneficio: cantidad obtenida después de que una empresa resta sus costos de sus ingresos y lo destina a la creación de nuevos puestos de trabajo, además del pago de impuestos para que el Estado, supuestamente, desarrolle proyectos de índole social.

e)-Incentivo de ganancias: deseo de ganar dinero que motiva a las personas a producir y vender bienes y servicios.

f)-Competencia: rivalidad entre productores o vendedores de bienes y servicios similares para ganar un nicho sólido en el Mercado.

g)-Propiedad privada: todo lo que es propiedad de individuos y no del gobierno, dentro de un régimen de tenencia,  solventado por los beneficios y la rentabilidad de los negocios.

II-LA SITUACION EN TIEMPO REAL:

A pesar de que muchos ideólogos del Capitalismo han enunciado máximas conminatorias, todos coinciden en estos ocho(8) puntos fundamentales:

a)-El capitalismo, en teoría,  es un sistema que comienza no con tomar sino con dar a los demás. La motivación subyacente del emprendedor no es satisfacer su necesidad, sino la de sus clientes. Ese es su único camino hacia el éxito y la rentabilidad; una vez rentable, el empresario invariablemente pone su nuevo capital a trabajar para expandir su negocio, lo que a su vez crea mejores productos, más empleos y más riqueza para más personas.

b)-Nada contribuye tanto a la prosperidad y la felicidad de un país como las altas ganancias. En otras palabras, el juzgar los beneficios obtenidos en una economía libre sin entender lo que significan para la nación en general, es no entender la economía. Los países donde los ciudadanos generan ganancias saludables mediante sus esfuerzos individuales son países con una base impositiva más baja, mayor investigación y desarrollo, mejores servicios públicos, caridad y filantropía más sólidas y, en última instancia, mayor felicidad y calidad de vida.

c)-¡ALERTA, para L.R.Abinader Corona!: Todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado sin tener en cuenta que el Estado vive a costa de todos. De ahí que las elucubraciones cotidianas sobre el gasto público serían dramáticamente diferentes si primero nos diéramos cuenta de que el gobierno no tiene dinero para gastar que no le quite primero a otra persona. Ya sea confiscación (impuestos) o deuda (confiscación futura), el gasto público, legítimo en la medida en que financia las necesidades del gobierno, es siempre una extracción de riqueza del sector privado.

d)-Las diferencias en hábitos y actitudes son diferencias en capital humano, tanto como diferencias en conocimientos y habilidades, y esas diferencias crean diferencias en los resultados económicos. Ningún intento de fabricar un resultado económico igualitario podrá jamás tener éxito;  las diferencias entre las personas (como sus hábitos, habilidades, actitudes y objetivos) siempre conducen a la desigualdad. Por mucho que los gobiernos se esfuercen, no pueden obligar a la gente a ser igual. Esto se llama realidad.

e)-La propiedad privada está indisolublemente ligada a la civilización. De ahí que, sin derechos de propiedad, la libertad no puede existir. Si los individuos no tienen control sobre su propiedad, entonces el Estado sí lo tiene. Si el estado es dueño de tu propiedad, el estado es dueño de ti.

NOTA 2.: Uno de los logros notables de la izquierda ha sido correlacionar la propiedad privada con la codicia. Esto a menudo pone a los defensores de la propiedad privada pisándoles los talones. Sin embargo, los eventos de Cuba y Ucrania han demostrado, una vez más, que la supresión de los derechos sobre la Propiedad, han sido contraproducentes.

f)-Ser propietario de una propiedad otorga dignidad a las personas. Y las personas que poseen propiedades serán mucho mejores administradores de esa propiedad que cualquier tercero desinteresado. Todos los amantes de la libertad deberían ser firmes defensores de la propiedad privada. Sin él, una sociedad productiva y libre es imposible.

g)-El Libre Mercado, como tal,  NO es un sistema.  No existe en ninguna legislación, ley, proyecto de ley, reglamento o “Reglamento”. Es lo que ocurre cuando las personas actúan por su cuenta, sin una dirección central y con su propia propiedad. Nadie inventó el capitalismo. Es lo que la gente libre hace de forma natural: intercambiar bienes y servicios para su propio beneficio, y la generación de recursos par impulsar la economía.

NOTA 3.: Antes de que existan intervenciones, regulaciones, estipulaciones y controles, hay humanos actuando, asociándose, cooperando, construyendo y creando. Esa libertad económica es lo que llamamos capitalismo. Cuando las personas son libres de hacer lo que quieran (dentro de los límites de la ley, por supuesto), hacen su mejor trabajo. Así de simple y maravilloso.

NOTA 4.: Russ Roberts, el economista de ascendencia israelí, dijo una vez: “Bajo el Capitalismo, según los Marxistas, el hombre oprime al hombre, para su propio beneficio. En el Socialismo es exactamente lo contrario”. Máxima lapidaria que refleja que la izquierda cree que podemos evitar el lado oscuro de la naturaleza humana si simplemente nos deshacemos del capitalismo. Pero lo único que hace la izquierda es reemplazar un actor defectuoso, el individuo, por otro actor defectuoso, pero más poderoso: la burocracia gubernamental. En el mejor de los casos y un monstruo totalitario en el peor.

h)-Todo tiene un precio y no existen soluciones perfectas, sólo compensaciones. Esta aseveración, también muy lapidaria, tuvo su origen en la mente de uno de los exponentes más elocuentes del fundamentalismo económico norteamericano, Milton Friedman. El enfatizaba que, “Si Usted cree que está obteniendo algo gratis, se está engañando a sí mismo. De una forma u otra, alguien tiene que pagar por ello: ¡Ese alguien normalmente es Usted mismo!”

NOTA 5.: Nació en Brooklyn en 1912, hijo de dos inmigrantes judíos pobres de lo que hoy es Ucrania; nunca dio por sentadas las oportunidades que Estados Unidos le ofrecía. Dedicó su vida a defender la libre empresa. Nadie lo ha hecho nunca de manera más persuasiva.

III-LA PAIDEA SOCIAL DE HOY DIA:

La búsqueda de ganancias ha impulsado muchas de las mayores innovaciones y empresas más importantes de la humanidad. Todo, desde aspirinas hasta aviones comerciales, pasando por sí, paneles solares y turbinas eólicas, surgió debido al deseo de obtener ganancias. Las ganancias son la razón por la que tienes un trabajo, ropa, una casa, comida y cualquier otra necesidad, sin mencionar los lujos y los  “antojitos”.

La genialidad del capitalismo es que requiere que las empresas hagan cosas buenas para que la sociedad obtenga ganancias. Si desea iniciar un negocio, tendrá Usted que crear un producto o servicio que ayude a otros a un precio que puedan pagar.

Nota6.: Si deseas contratar empleados, tendrá que ofrecer salarios atractivos y condiciones de trabajo seguras. De lo contrario, nadie trabajará para ti. Si quiere clientes, no sólo tendrá que fabricar un buen producto, sino que también deberá cultivar una buena reputación. Eso significa tratar bien a esos clientes y ofrecer precios competitivos.

En un sistema de libre empresa, no se puede ganar dinero sin proporcionar un bien social. El capitalismo es, por su propia naturaleza, consciente. Resulta, entonces, que las ganancias no son egoístas: nos motivan a contribuir con nuestros talentos para ayudar a los demás. Lo demás, es pura retorica oportunista y “acomodada” a circunstancias atenuantes del momento.

Dejar respuesta