ARTICULO: Prudencia financiera gubernamental

0
68

Por: Lic. Félix Santana García
[email protected]
Economista, Funcionario Publico, Profesor Universitario

Para «El Mundo de los Negocios», «El Mundo de la Política», y demás Multimedios de The Ballester Business Group, Inc.

El pasado 16 de agosto del año que discurre, la administración Abinader cumplió su primer año de gestión gubernamental.

Al pasar balance, hay que colegir que ha sido una administración exitosa, lo que demuestra que cuando se quiere se puede y más cuando el estilo de administrar se enmarca en la prudencia, buena fe, honestidad, sinceridad y frugalidad.

Para nadie es un secreto que lo que ha sufrido el país y el resto del mundo, desde finales del año 2019, en relación a la pandemia Covid-19, no ha sido poca cosa, pues para esta fecha se pensaba que el planeta iba estar peor de lo que está, pues gracias a Dios, la ciencia pudo investigar y desarrollar un antídoto en tiempo récord que ha podido paliar los efectos de tan terrible enfermedad.

Lo anterior, ha dado lugar a que la economía esté en franca mejoría a nivel global.

Gracias a las inteligentes y efectivas medidas monetarias y fiscales que han sido aplicadas por el Banco Central y el Ministerio de Hacienda de la República Dominicana, hoy se puede destacar que el proceso de recuperación económica y financiera es toda una realidad.

Los signos vitales de la economía, así lo atestiguan, pues solo basta mencionar que ya se han recuperado más de 300 mil empleos que se habían perdido, los ingresos tributarios y arancelarios han experimentado una significativa recuperación, las reservas internacionales sobrepasan los US$12 mil millones, las exportaciones dan signos de dinamismo, la demanda interna y externa también han mejorado de manera relevante.

Asimismo, la inversión extranjera directa sobrepasa ya los US$3 mil millones, las remesas hoy se colocan en más de los US$6 mil millones, el turismo muestra un dinamismo inesperado, la estabilidad cambiaria es un hecho, en fin, hay motivos de sobra para celebrar el éxito económico y financiero que se ha alcanzado en el primer año de la gestión de Luis Abinader Corona.

De no reconocerse los avances económicos y financieros obtenidos de forma simultánea con el control parcial de la pandemia, es no vivir en el país, o simplemente ser mezquino o envidiar o celar el éxito obtenido.

Casi todos los dominicanos pensaban que las cosas serían diferentes a las que hoy se viven. Ahora bien, estos resultados no son producto de la improvisación o el azar.

No, esto se ha debido a la excelente gestión de gobierno que ha exhibido el presidente Luis Abinader Corona y sus colaboradores, quienes han sabido vadear los contratiempos que les han presentado las actuales circunstancias, pues desde que se hicieron cargo de la administración del Estado, han tenido que enfrentar y lo han hecho con gallardía, valentía, eficiencia, efectividad, prudencia y frugalidad, los vientos adversos que ha traído la pandemia, sin descuidar el cubrir las necesidades sociales más acuciantes del pueblo dominicano.

El excelente manejo de la economía y las finanzas públicas ha permitido que se hayan llevado a cabo acciones exitosas de: manejos de pasivos, ahorrado recursos que anteriormente se despilfarraban, se distraían o se desviaban a bolsillos de particulares, pero nada de esto hoy se ve ni se hace, llegándose hasta adquirir el 49% restante de las acciones de la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa).

Esta inusual y sorpresiva operación realizada la semana pasada, llevó al Estado dominicano a recobrar el control total de Refidomsa, tras adquirir el porcentaje señalado de las acciones que estaban en poder del PDV Caribe, filial de la estatal petrolera venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La operación constó de dos etapas: la primera, se trató de una permuta de las acciones de Refidomsa a cambio de bonos emitidos por la petrolera venezolana y Venezuela entre PVDSA y la sociedad comercial Patsa L.T.D. del Grupo Rizek.

La segunda etapa se trató de que el Estado dominicano comprara a Patsa las acciones de la refinería recién adquiridas de PVDSA por un precio por debajo del vigente en el mercado.

El monto total de compra del paquete accionario fue de US$88.13 millones. Así las cosas, en el primer año del buen manejo de la cosa pública que lleva a cabo el gobierno del presidente Luis Abinader Corona.

Sin lugar a dudas, se prevé que la economía y las finanzas públicas seguirán la senda de superar los obstáculos que aún se presentan, al extremo de que ya se estima que el Producto Interno Bruto (PIB) dominicano rondará el apetecido 7% y para el próximo año 2022 se estaría hablando de un 8%.

Esta situación de superación se debe a un control parcial de la pandemia que ha permitido la vuelta al trabajo de los más de 500 mil trabajadores que estaban parados, así también a la mejoría significativa que ha experimentado la economía internacional, especialmente la de Estados Unidos de Norteamérica.

Esto así, pues la Reserva Federal de los Estados Unidos de Norteamérica (Fed), a pesar de la agresiva variante Delta del virus Covid-19, prevé que la economía estadounidense crecerá a una tasa cercana al 7% este año 2021, que sería la más alta desde el año 1980.

A raíz de dicha mejoría en la economía norteamericana, la Reserva Federal espera comenzar a reducir la compra de deuda este año. También, ya se registran menores solicitudes de ayuda por desempleo.

Las solicitudes iniciales por desempleo en Estados Unidos, cayeron la pasada semana hasta las 348,000 solicitudes, lo que se traduce en un nuevo mínimo desde que comenzó de lleno la pandemia en marzo de 2020.

De manera pues, que estas previsiones económicas del entorno global darán un nuevo respiro a la economía dominicana acompañada del buen manejo de las finanzas públicas que lleva a cabo el gobierno, honesto, transparente, humilde y trabajador que encabeza el ciudadano presidente Luis Abinader Corona, tal como lo ha demostrado en su primer año de gestión gubernamental. ¡Felicidades y enhorabuena! Señor presidente, Luis Abinader Corona. Paralante sin mirar hacia atrás ni hacia los lados.

[email protected]