Reapertura de la frontera dinamiza el comercio de República Dominicana con Haití

0
89

El Gobierno dominicano decidió reabrir la frontera con Haití tras una semana de haber suspendido el intercambio comercial y migratorio, luego del asesinato del presidente Jovenel Moïse el pasado 7 de julio. El cese de las actividades había generado preocupación a ambos lados de la línea fronteriza no sólo por las pérdidas económicas como consecuencia de la paralización del intercambio bilateral, sino porque comenzaron a escasear productos básicos en el país vecino.

Las autoridades dominicanas y haitianas, según los reportes de prensa, permitirán el paso de mercancías y personas que cuenten con documentos legales, así como de comerciantes que van al mercado fronterizo, principalmente a Dajabón, Elías Piña, Jimaní y Pedernales, que son los principales puntos de intercambio. Ambas naciones coordinan la seguridad, pues aún Haití busca a cinco fugitivos del magnicidio.

La decisión del Gobierno de reabrir fronteras procura mantener el abastecimiento del sistema comercial haitiano en los niveles requeridos, reduciendo la posibilidad de que se produzca inestabilidad social y flujos migratorios hacia el país en busca de ayuda humanitaria.

El mercado binacional permite abastecer de alimentos a las regiones de Haití y un intercambio de compra y venta para comerciantes dominicanos. Su cierre, durante una semana, causó pérdidas millonarias a comerciantes y productores dominicanos.

Comercio fronterizo
Datos preliminares establecen que el país vende alrededor de RD$1,050 millones mensuales a Haití a través de los principales puntos de intercambio comercial. En Dajabón, las ventas se estiman en RD$290 millones, siendo el principal mercado de operaciones hacia Haití. En conjunto, Jimaní y Elías Piña generan alrededor de RD$710 millones al mes y en menor cantidad, con RD$12 millones, está Pedernales.

“Haití es el principal socio estratégico en nuestras operaciones comerciales”, aseguró el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (FDC), Iván García, quien explicó que la crisis política por la que atraviesa el pueblo haitiano plantea un panorama delicado para el mercado binacional.

El Banco Central establece que entre enero y marzo de este año, las exportaciones hacia Haití sumaron US$206.8 millones, mientras que durante todo el 2020 la cifra llegó a US$752 millones. Este intercambio se vio afectado con el cierre de la frontera.

“Desde el punto de vista económico, se aumentan los niveles de pobreza en la zona fronteriza, se acrecienta el gasto militar dominicano que garantiza la seguridad fronteriza y el país se mantiene en alerta de migración por los haitianos que pudieran ingresar al país”, expresó el economista Leonardo Perozo, al señalar los efectos negativos de tener el comercio binacional paralizado. Para Perozo, el cierre prolongado impactaría la generación de divisas para la economía dominicana, alrededor de RD$3,800 millones.

Datos suministrados por productores indican que el país produce diariamente alrededor de siete millones de huevos, de los cuales 1.5 millón van a Haití. El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Huevos (Asohuevo), Manuel Escaño, estimó pérdidas por más de RD$50 millones, ya que alrededor de 10 millones de unidades estuvieron a la espera de la reapertura de los mercados.

“La crisis es compleja, pero las autoridades deben entender que los haitianos están pasando hambre y los comerciantes necesitan tener el intercambio de compra y venta de los productos de alimentos con el país vecino”, manifestó el presidente de Asohuevo.

Para el empresario Miguel Encarnación, las pérdidas económicas en exportación de materiales de construcción superaron el 80%. Explicó que el cese de operaciones fronterizas incidió en el mercado local por la sobreoferta de productos que estaban destinados a la exportación hacia Haití. Según dijo, los comerciantes esperaron ocho días para restablecer operaciones en el comercio binacional.

“La sostenibilidad de la seguridad depende mucho de la normalización del intercambio comercial entre los dos países. Los ciudadanos haitianos necesitan de los productos agrícolas y agroindustriales dominicanos para suplir sus necesidades alimenticias”, indica un documento de la Presidencia dominicana.

Dinamización económica en la frontera
De acuerdo a datos publicados por la Dirección General de Aduanas (DGA), las exportaciones dominicanas hacia Haití sumaron US$377.3 millones en enero-mayo de este año, mientras que en igual período de 2020, el total fue de US$270.4 millones, lo que significa un aumento neto de US$106.9 millones, equivalente a un 39.5%.

En un comunicado, la Presidencia precisa que el cierre total fronterizo impide que el sistema comercial haitiano tenga el abastecimiento necesario para suplir la demanda.

Asimismo, explica que la presencia de pequeños grupos de ciudadanos haitianos que se acercan a la ribera del río Masacre para intentar comprar productos en territorio dominicano podría incrementarse cuando se agote el inventario existente.