Cinco cosas que debe saber sobre el desarrollo del hidrógeno en América Latina

0
141

por Javier García
Consultor del Grupo Especial de Minería,
Geotermia e Hidrocarburos del Departamento
de Infraestructura y Energía del BID

¿Sabías que un kilogramo de hidrógeno tiene aproximadamente el mismo contenido de energía que un galón de gasolina y, sin embargo, cuando se quema, solo emite agua? En otras palabras, la combustión de hidrógeno es 100% sin emisión de carbono. El hidrógeno puede traer enormes oportunidades, junto con las tecnologías de captura de carbono, para la futura generación de energía y para la descarbonización de actividades que son difíciles de reducir o electrificar, particularmente para el transporte pesado (aéreo, de carga, marítimo) y la industria pesada como la metalúrgica, cementera, y actividades químicas y petroquímicas. Esto es lo primero que debes saber sobre el hidrógeno, que es un combustible de alto contenido energético. En este blog describimos algunos aspectos clave que debes conocer el desarrollo del hidrógeno en la región.

2. El hidrógeno se clasifica por código de colores con distintas estrategias

En la actualidad, el hidrógeno se produce principalmente a partir del procesamiento de gas natural y carbón, y se destina a producir amoníaco, metanol y actividades de refinamiento. Esto es lo que llamamos hidrógeno gris y negro, respectivamente. Cuando el hidrógeno se obtiene del reformado de gas natural, y su emisión de carbono es capturada, almacenada o utilizada (CCSU) lo denominamos hidrógeno azul. Sin embargo, si la fuente del hidrógeno es agua, en la que una molécula de H2O se divide en O2 y H2 utilizando electricidad de una fuente de energía renovable, entonces lo llamamos hidrógeno verde.

Los países están adoptando diferentes estrategias según estas tipologías. Algunos países avanzan basándose en combustibles fósiles, utilizando técnicas de almacenamiento y utilización de captura de carbono (CCSU) con una reducción significativa en la producción de hidrógeno gris. Otros países se están comprometiendo a pasar directamente al hidrógeno verde, permitiendo el uso de energías renovables para descarbonizar otras actividades actualmente basadas ​​en el uso de combustibles fósiles. La trayectoria futura de cada color del hidrógeno probablemente dependerá del ritmo en la reducción de costos y de la fuerza de las políticas de cambio climático. Mientras que algunos estudios – como los de BNEF – estiman que el hidrógeno verde será competitivo para 2030[1], otros estudios -como la Agencia Internacional de Energía (AIE)- estiman que el hidrógeno azul será aún importante para la transición energética para 2030 .

Muchos países ricos en combustibles fósiles ya están avanzando en la dirección de hidrógeno azul. La estrategia de cada un dependerá de los recursos que tienen, de sus metas y principalmente de la velocidad de la evolución de los costos de las tecnologías asociadas a hidrógeno.

3. El hidrógeno verde será clave para el escenario global de desarrollo sostenible hasta 2050

Los precios cada vez más bajos de la electricidad renovable, del orden de USD 0,4 / kWh, brindan la oportunidad de dirigir el exceso de energía renovable hacia la electrólisis del agua y producir hidrógeno verde a un precio competitivo, inferior a USD 2,5 / kgH2. Según la Agencia Internacional de Energía, para 2050 se producirán alrededor de 300 millones de toneladas de hidrógeno anualmente, más de cuatro veces la demanda actual, y se espera que casi la mitad sea en forma de hidrógeno verde. En la figura a continuación, i-Deals recogió las proyecciones de tres instituciones que muestran que el crecimiento de demanda del hidrógeno será extraordinario en las próximas décadas, siendo aproximadamente la mitad en forma de hidrógeno verde en 2050. Para lograr emisiones netas cero para 2050, el esfuerzo de descarbonización debería ser aún más importante que los escenarios a continuación. Significa que el hidrógeno limpio puede ser aún más alto que en los escenarios siguientes.

Crecimiento previsto de la demanda de hidrógeno hasta 2050

Fuente: elaborado por I-Deals basado en la información de IRENA, el Hydrogen Council, AIE y Shell (2021)[2]

4. La gran cantidad de recursos renovables puede posicionar estratégicamente a la región en la nueva economía global del hidrógeno

La región cuenta con una enorme cantidad de recursos renovables en forma de recursos eólicos, solares, geotérmicos e hidrológicos, lo que le permite tener ya un 55 % de generación limpia en comparación con el promedio mundial del 35 %. Sin embargo, esa energía renovable se desarrolló para el mercado de la electricidad. ¿Qué pasaría si se construyeran más proyectos de energía renovable con el objetivo de producir hidrógeno verde para satisfacer tanto necesidades domésticas como exportaciones, también en forma de amoníaco o metanol? Los recursos energéticos renovables actuales y futuros podrían dirigirse a la producción de hidrógeno verde y proporcionar una posición sólida para la región en esta nueva cadena de valor industrial mundial que comienza a desarrollarse. El hidrógeno también es una gran oportunidad para que los países de América Latina y el Caribe logren matrices energéticas domésticas más limpias, particularmente para ese 17% de las emisiones que se originan en actividades industriales.

Además, el hidrógeno verde se ha considerado un elemento clave para la recuperación y descarbonización verde. La UE ha anunciado un objetivo de capacidad instalada de electrolizadores de 40 gigavatios (GW) para 2030, lo que duplica la capacidad instalada de Chile. En el informe de la AIE-FMI sobre Recuperación Verde, impulsar la innovación en hidrógeno verde es uno de los pilares de este plan, que tiene como objetivo impulsar el crecimiento económico, crear empleo y construir sistemas energéticos más resistentes y limpios. Según el Hydrogen Council, más de 30 países ya han publicado estrategias específicas de hidrógeno como parte de sus Políticas de Cambio Climático.

5. Los países de América Latina y el Caribe ya están tomando medidas para posicionarse tanto en la oferta como en la demanda de hidrógeno

Hay grandes oportunidades en esta nueva economía del hidrógeno para países como Paraguay, Uruguay, Costa Rica, los cuales tienen una de las cuotas de participación renovable más altas del mundo y con un excedente que podría destinarse a procesos de electrólisis. Asimismo, existe una importante oportunidad para la descarbonización de los principales clústeres industriales y mineros de la región en Trinidad y Tobago, México, Brasil, Chile o Argentina, donde el hidrógeno podría ser utilizado ya sea directamente o mediante vectores de energía como el metanol o el amoníaco.

Los países latinoamericanos están dando pasos para desarrollar toda esta nueva actividad económica en torno al hidrógeno, en particular el de origen renovable, o verde. Costa Rica ya publicó en 2018 una directiva para promover el hidrógeno como parte de su estrategia de descarbonización, y el año pasado Chile aprobó su Hoja de Ruta Nacional para el Desarrollo del Hidrógeno, en ambos casos facilitando la decisión de inversión de los actores privados. Otros países ya están trabajando en esta dirección, como Brasil, Colombia, México, Paraguay o Uruguay.

En este sentido, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es un socio clave para los países de la región y los inversores privados, y como tal, ya estamos respondiendo a trece solicitudes de apoyo para desarrollar esta nueva actividad económica. Podremos brindar nuestra capacidad para impulsar el diálogo político y la participación de las partes interesadas, ofreciendo nuestra asistencia técnica para encontrar soluciones a los desafíos regulatorios y técnicos clave que enfrenta el desarrollo del hidrógeno. Como lo venimos haciendo desde hace décadas, podremos brindar nuestra capacidad para atraer a la mejor experiencia internacional, y brindar a los países financiación en forma de subvenciones, garantías y préstamos que ayuden a impulsar la innovación y facilitar la participación de inversores privados.

Por esta razón, el BID es copatrocinador de la organización del primer Congreso de Hidrógeno para América Latina y el Caribe H2LAC. Este congreso se lleva a cabo  los días 14 y 15 de abril de 2021, seguido por una mesa redonda técnica el 22 de abril. Estamos emocionados de poder escuchar a los representantes de los países hablar sobre sus estrategias y prioridades en el desarrollo de una economía verde del hidrógeno. Además, podremos escuchar a nuestros colegas de otras organizaciones financieras multilaterales y bilaterales que trabajan en América Latina y el Caribe, sobre su visión sobre cómo aunar esfuerzos de manera más eficiente para lograr este objetivo. Finalmente, también podremos escuchar a inversores privados que ya están desarrollando proyectos punteros para la producción o aplicación de hidrógeno en actividades industriales