Colaboración para desarrollar una norma consolidada de minería responsable

0
221

Londres, Reino Unido – La Marca del Cobre, la Asociación Minera de Canadá, el ICMM y el Consejo Mundial del Oro están trabajando para consolidar sus normas voluntarias individuales de minería y metales responsables en una única norma mundial de minería responsable y un sistema de supervisión multilateral.

Esta colaboración responde a los comentarios directos de los inversores, la sociedad civil, los clientes, los responsables políticos y las empresas mineras, que confirmaron la necesidad de un panorama normativo menos abarrotado y complejo, más transparente y sólido, y que fomente una mayor participación de la industria para impulsar el impacto a escala.

El proceso pretende tomar los mejores atributos de las normas de cada organización como base para desarrollar una norma única y global que sea práctica y aplicable por cualquier operador minero, independientemente de la materia prima, la geografía o el tamaño. La aplicación de la norma será supervisada por un órgano de gobierno independiente y multilateral y un proceso de garantía creíble, que se definirán y desarrollarán en el marco de este ejercicio.

Al principio, la norma propuesta podría tener la mayor cobertura de todas las normas voluntarias de minería responsable hasta la fecha, con una aplicación inicial por parte de más de 80 empresas mineras con unas 700 operaciones en casi 60 países de todo el mundo. Una participación más amplia de las empresas, más allá de las cuatro organizaciones, ayudará a la industria a elevar aún más el listón de los resultados en materia de ASG.

El proceso de desarrollo está siendo informado por grupos consultivos de múltiples partes interesadas y de la industria que desempeñarán un papel esencial a la hora de proporcionar una perspectiva equilibrada sobre la norma propuesta, el proceso de garantía y el modelo de gobernanza. El compromiso inclusivo y la consulta son el núcleo de este proceso. El proyecto de norma se elaborará a partir de una amplia participación de las partes interesadas y de sus comentarios a través de una consulta pública que esperamos lanzar en 2024.

Aunque el desarrollo de una nueva norma es un proceso difícil, todos los socios están plenamente comprometidos en sus esfuerzos por llevar a cabo un proceso sólido y exhaustivo en la consecución de este objetivo.

Dejar respuesta