Los datos, materia prima de la gestión energética de los edificios

0
125

Gestión del mantenimiento asistido por ordenador (GMAO), gestión técnica de edificios, automatismos, objetos conectados: los inmuebles terciarios cada vez cuentan con más sistemas y equipos digitales, que generan por sí mismos gran cantidad de datos relacionados con las características del edificio, su consumo energético y los múltiples factores de ocupación e influencia. El conjunto constituye la materia prima del smart building.

Frente a los desafíos medioambientales, el desempeño energético se está convirtiendo en una prioridad en los ámbitos comerciales y de aplicación de la inteligencia de los edificios. En Francia, solo el sector terciario concentra el 17% del consumo energético nacional y ocupa la cuarta posición por detrás de los transportes (32%), el sector residencial (29%) y la industria (19%).

En la actualidad, los actores inmobiliarios están tomando cartas en el asunto, multiplicando las innovaciones en torno a los datos. Así, VINCI Energies, que creó la primera plataforma integrada centrada en los proyectos de renovación energética de los edificios, ha convertido los datos en la materia prima de su estrategia de desempeño energético.

“La flexibilidad y la potencia de la nube ofrecen perspectivas incomparables”

La recopilación, comprensión y explotación de los datos presupone estar en condiciones de lidiar con dos factores: la multiplicidad de las fuentes de producción y el volumen de informaciones, a veces vertiginoso.

“La capacidad de los distintos ladrillos inteligentes presentes dentro y alrededor de un inmueble de hablarse, entenderse e interactuar constituye un requisito previo indispensable para el uso de los datos. Por suerte, la lógica “de apropiación” que durante mucho tiempo defendieron los desarrolladores y fabricantes de aplicaciones están a punto de ceder ante la necesaria interoperabilidad de los sistemas”, explica Stéphane Bretin, responsable de Europe Maintenance & Services Building Solutions de VINCI Energies.

Wave, la austeridad energética a un clic de distancia

Este principio de apertura es el que orientó el diseño de Wave, una plataforma exclusiva para edificios inteligentes, desplegada como demostrador en la sede regional de VINCI Energies en Lille.

La solución permite gestionar directamente, desde una aplicación web, los puntos y consumos de energía (agua, gas electricidad), las funciones de confort (temperatura, luminosidad, persianas…) y los diferentes servicios propuestos por el operador (reserva de parking, de salas de reunión, conserjería…).

“Wave utiliza los ladrillos tecnológicos de Microsoft Azure, concretamente Time Series Insights, para la gestión energética. Para los desarrolladores, la flexibilidad y la potencia de la nube ofrecen perspectivas incomparables en el trabajo de duplicación del modelo. Para los usuarios, son una garantía de facilidad de uso: una única aplicación, la misma para todos”, especifica Frédéric Thouot, gerente de Smart Building Energies.

De hecho, los destinatarios de Wave son todos los ocupantes del edificio, no solamente uno o dos administradores. Se puede acceder a la plataforma a través del sitio web, desde un ordenador o un smartphone, sin necesidad de contraseña o de inicio de sesión; basta con identificarse a través de una cuenta de empresa.

La particularidad de Wave consiste en combinar informática y automatismos. Todo el mundo debe poder comprender y actuar.

Respecto a la comprensión, un gráfico resume los datos esenciales de las últimas 24 horas (temperatura, ajustes de temperatura, información meteorológica, historial de la potencia de la calefacción y el aire acondicionado) … ¡traducidos en euros!

En cuanto a la actuación, con tan solo un clic, el usuario puede reducir durante la noche la temperatura del interior del edificio o de algunos de sus espacios, cambiar la inclinación y la posición de las persianas, interrumpir el sistema de calefacción o refrigeración del aire…

“Las primeras observaciones de uso en las empresas que han adoptado la solución muestran un ahorro energético de cerca del 50%», afirma Frédéric Thouot.

Archipel, templo del BOS

Otra escala, otro enfoque: para convertir los datos en el brazo ejecutor de la eficiencia energética, Archipel, sede del Grupo VINCI en Nanterre, que albergará a cerca de 4.000 empleados, recurre, entre otras cosas, al Building Operating System (BOS).

El BOS, verdadero sistema de explotación del edificio, favorecerá el diálogo entre todos los sistemas, en todos los niveles de infraestructura y de uso.

“El BOS de Archipel se ha dimensionado a partir de las hipótesis de flujo de 20 datos por segundo en el caso del edificio más grande. Se usarán unos 20.000 puntos de medición. Los datos relativos a cerca de cincuenta tipologías de distintos equipos serán transmitidos desde el supervisor de la gestión técnica de edificios hasta la base de datos”, detalla Stéphane Bretin.

Sobre el terreno, el BOS estará conectado con los autómatas de confort, el supervisor (para la transmisión de todos los datos de los equipos y las alarmas), la GMAO, los autómatas de gestión de los sensores de presencia en el parking, toda la documentación del proyecto y el BIM operativo.

Una “omnisciencia” que permitirá a los gestores del edificio organizar los datos como ellos consideren y poner la información adecuada a disposición de los desarrolladores de futuras aplicaciones.

Dejar respuesta