Ciudades solares como motor de la recuperación verde

0
103

Las ciudades consumen más de dos tercios de la energía del mundo y son causantes de 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero.  Sin embargo, las nuevas tecnologías de generación eléctrica como la energía solar distribuida presentan una oportunidad única para que las ciudades puedan ser más sostenibles, resilientes, y al mismo tiempo, apoyar a una verdadera recuperación verde de la economía.  Esta situación es mucho más crítica en América Latina ya que es la región más urbanizada del mundo y una de las más vulnerables a los impactos del cambio climático.

La energía solar distribuida ha presentado un crecimiento significativo en los últimos años, especialmente motivado por la baja en los costos de la tecnología, una mayor conciencia por parte de la población sobre temas de medioambiente, mayor sensibilización frente al cambio climático, políticas de promoción de energías limpias, y por la efectiva regulación que ha habilitado este tipo de tecnologías. Varios de los gobiernos de América Latina y el Caribe han introducido algún tipo de regulación para que las comunidades y ciudadanos puedan, además de generar su propia electricidad, reducir emisiones de carbono y combatir el cambio climático.

En países como Brasil, más del 60% de la capacidad instalada de energía solar fotovoltaica corresponde a generación distribuida, con más de medio millón de pequeñas centrales generadoras conectadas a la red de distribución eléctrica. A finales del año 2006, Panamá era el único país de la región que había implementado regulación favorable para la generación descentralizada de energía, mientras que para el 2018, eran ya 17 países los que habían adoptado algún tipo de incentivos regulatorios para la generación distribuida.

Evolución de la generación distribuida en México

Mientras tanto en México, la última década también ha marcado el avance exponencial de la generación distribuida. En el período 2010-2020 la capacidad instalada se ha multiplicado por más de 1900 veces (ver Figura 1).  Como un hecho muy destacable, la mayor instalación anual se dio justo en el año 2020, caracterizado por la crisis sanitaria del COVID-9, lo que evidencia el carácter resiliente de la tecnología.

Hoy en día existen en el país más de 240,000 sistemas de generación de pequeña escala conectados a las redes de distribución eléctrica. La energía solar fotovoltaica es la tecnología más usada, ya que corresponde a más del 99% de la capacidad total de generación. La estabilidad regulatoria hasta este momento en este segmento ha sido clave para su continuo crecimiento.

Evolución generación distribuida-ciudades como motor de recuperación verde

Figura 1. Evolución de la capacidad instalada e instalaciones de generación distribuida en México del 2007 al primer semestre de 2021. Fuente: Comisión Reguladora de Energía, Solicitudes de Interconexión de Centrales Eléctricas con Capacidad Menor a 0.5 MW,

El BID apoya programa de generación distribuida en México

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el marco de su Programa Ciudades Emergentes y Sostenibles (CES) y con financiamiento no reembolsable del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y su Plataforma de Ciudades Sostenibles, actuó como agencia implementadora de un proyecto de generación distribuida en edificios públicos en la ciudad de La Paz, Baja California Sur en México.

El proyecto fue ejecutado por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS) para la canalización de los recursos. BANOBRAS es la institución responsable de actividades de financiación a nivel subnacional en el país. La iniciativa CES es un programa de asistencia técnica del BID que provee apoyo directo a los gobiernos centrales y locales en el desarrollo y ejecución de planes de sostenibilidad urbana.

CES emplea un enfoque integral e interdisciplinario para identificar, organizar y priorizar intervenciones urbanas que hagan frente a los principales obstáculos que impiden el crecimiento sostenible de las ciudades emergentes de América Latina y el Caribe.

Ciudades solares como motor de recuperación verde
Sistema solar FV de 86kWp en la preparatoria Morelos, La Paz, BCS.

El alcance de la asistencia técnica facilitada por el BID comprendió la realización de estudios de factibilidad, acompañamiento al proceso de licitación y finalmente la financiación para la construcción de los sistemas. Se trata de sistemas de autogeneración a partir de plantas de energía solar fotovoltaica ubicada en los techos de cinco edificios estatales, dos escuelas públicas y dos edificios del ayuntamiento de La Paz, representando un total de 620kW de capacidad de generación eléctrica renovable en una primera fase.

Este proyecto aprovecha los altos niveles de radiación solar existentes en la ciudad con el fin de diversificar la matriz de energía local, reducir emisiones de CO2 durante el ciclo de vida de las plantas y reducir la facturación eléctrica para el Gobierno del Estado y el Municipio de La Paz.

Ciudades solares como motor de recuperación verde
Sistema solar FV de 91.4kW en el Palacio de Gobierno, La Paz, BCS.

Precios competitivos en proceso de licitación

A pesar de que el proceso de adjudicación de las plantas fotovoltaicas fue realizado en el segundo semestre de 2020 en condiciones muy desafiantes debido a la pandemia, los resultados fueron muy positivos y demostraron una vez más la competitividad y resiliencia de la energía solar distribuida.

Se recibieron más de 10 ofertas calificadas de empresas tanto locales como internacionales. Uno de los resultados más destacables es el costo récord de las plantas que rondó los US$0.8 por vatio instalado[1], uno de los precios más bajos para esta escala y tipo de sistemas en América Latina y el Caribe y a nivel mundial.

 

El gran potencial de replicación de proyectos de generación distribuida en el sector público se podría traducir inmediatamente en mayores inversiones en un momento de crisis económica para toda la región. Es importante destacar que además de ser el mayor empleador en el sector de generación eléctrica a nivel mundial con más de 3 millones de trabajadores[2], la industria solar es la más intensiva en términos de generación de empleo de todas las tecnologías de producción de electricidad.

La generación distribuida solar crea en promedio 15 puestos de trabajo tanto en construcción como en labores de mantenimiento por cada millón de dólares en inversión, más de 3 veces que los empleos generados por ejemplo en la industria del gas natural para generación eléctrica con el mismo nivel de inversión[3].

El sector público a nivel nacional, pero también los gobiernos locales, tienen un rol decisivo en la transición energética, incluyendo a la generación distribuida como una opción dentro de las políticas de largo plazo y, sobre todo, estableciendo marcos regulatorios que de manera efectiva y eficiente habiliten a los usuarios a acceder a estas opciones. Sólo con esta opción habilitada será posible que los usuarios contribuyan de manera activa a la sostenibilidad de sus ciudades y del planeta.

Dejar respuesta